Logotipo - Consorcio nacional de industriales del caucho
Siguenos en
Jornada Querétano - México
Jornada Querétano - México
Jornada Querétano - México
Economía Circular > Economía circular: UNE ha creado el grupo de trabajo CNT323

Economía circular: UNE ha creado el grupo de trabajo CNT323

UNE ha creado el CTN 323 con el objetivo de canalizar la postura española en la elaboración de normas globales en este ámbito.

Los recursos existentes no permiten mantener el modelo de crecimiento económico actual; ante esto, la economía circular se presenta como una estrategia prometedora. La normalización está impulsando este nuevo modelo, estableciendo un entendimiento común sobre los principios, estrategias y prácticas en este ámbito.

El pasado 29 de julio fue el día en el que la demanda de recursos naturales alcanzó la capacidad de regeneración anual del planeta. Esto quiere decir que, desde esa fecha mantenemos este déficit a costa de consumir los stocks de recursos y acumulando residuos. Este día se alcanza antes año tras año.

El mensaje es claro: los recursos existentes no permiten mantener el modelo de crecimiento económico actual tal y como lo conocemos. Ante esta realidad, la economía circular se presenta como una estrategia con gran potencial para mejorar este escenario a la vez que mantiene el nivel de crecimiento económico deseado. Este enfoque implica un cambio de mentalidad en la sociedad y en el tejido industrial que dé lugar a un aprovechamiento máximo de los recursos empleados en los productos, procesos y servicios y a una minimización de los residuos generados.

La economía circular busca mantener el valor de los recursos invertidos en productos y servicios el mayor tiempo posible, reintroduciéndolos en los procesos productivos al final de su vida útil en lugar de desecharlos.

La economía circular no es un concepto nuevo, muchos de sus elementos (reutilización, reciclaje…) se han estado implementando desde hace años; lo que lo hace novedoso es su planteamiento como objetivo en sí mismo y su aplicación global. El enfoque de la economía circular implica, por ejemplo, aprovechar los elementos residuales de un proceso productivo introduciéndolos de nuevo en ese o en otros procesos de fabricación. Sin embargo, la economía circular engloba una idea mucho más amplia que el reaprovechamiento de los residuos: optimizar el uso de los recursos empleados (materiales, pero también no materiales como agua o energía); maximizar el valor del producto fabricado y de sus componentes y materiales (aumentando su durabilidad, capacidad de reutilización, facilidad de reparación de sus componentes, así como reciclabilidad de sus materiales); priorizar el uso de recursos renovables y cambiar los hábitos de consumo (promoviendo el servicio frente al producto y el consumo compartido) constituyen pilares fundamentales del nuevo modelo económico.

Comisión Consultiva de UNE

 

Estamos hablando, por tanto, de un concepto transversal, que entrelaza a distintas entidades, sectores y disciplinas. Estas consideraciones, unidas a la relevancia internacional y nacional de este enfoque junto con la oportunidad que representa para los diversos agentes implicados, han llevado a la Asociación Española de Normalización, UNE, a la constitución de la Comisión Consultiva sobre Economía Circular (CCEC).

Esta Comisión es una mesa de diálogo, dependiente de la Junta Directiva de UNE, cuyo objetivo es la definición de posturas comunes en cuestiones de carácter técnico, estratégico y de gobierno de la normalización en este ámbito. La CCEC está presidida por el Director General de UNE y la componen 45 entidades, incluyendo asociaciones de ámbito nacional y entidades relevantes de multitud de ámbitos sectoriales, así como los Ministerios de Transición ecológica; Fomento; Industria, Comercio y Turismo, y Agricultura, Pesca y Alimentación.

Entre las iniciativas de esta Comisión se encuentra impulsar, entre los distintos Comités Técnicos de Normalización, un análisis que permita identificar normas existentes que incluyan aspectos relacionados con la economía circular y faciliten alcanzar los objetivos que este modelo persigue. También destaca la elaboración de un documento de toma de conciencia de la relación entre economía circular y normalización, de forma que facilite a los CTN conocer el potencial de las normas en esta materia.

El CTN 323 es el primer comité español que aborda la economía circular de una forma integral y con una perspectiva multisectorial

Comité internacional ISO

 

En el ámbito internacional destaca la reciente creación de un comité específico para tratar temas de economía circular en el seno de ISO. El ISO/TC 323 Circular Economy arrancó su actividad en mayo con la novedad de ser el primero para la consideración de la economía circular desde un punto de vista global y con el objetivo de desarrollar normas para cualquier tipo de entidad.

Es necesario trabajar en un entendimiento común sobre cuáles son los elementos, estrategias y prácticas que quedan dentro del concepto de economía circular; por ello, una de las prioridades es establecer los principios y el marco que definen este modelo. Al mismo tiempo, se considera necesario desarrollar otras líneas de trabajo, entre las que destaca la elaboración de una norma internacional que permita medir la circularidad de un producto o de una organización. Se espera que las primeras propuestas de norma sean circuladas a finales de año.

Trabajos europeos

 

En el entorno europeo no existe un comité de normalización equivalente al de ISO; sin embargo, se elaboran trabajos muy vinculados a la economía circular que también tienen una aplicación multisectorial. Se trata de los desarrollos del CEN/CLC JTC 10 Energy-related products – Material Efficiency Aspects for Ecodesign, que responden a una solicitud de la Comisión Europea  para el desarrollo de normas relacionadas con el ecodiseño desde el enfoque de eficiencia en el uso de los materiales, dando  soporte a la Directiva 2009/125/CE de ecodiseño.

Estas normas están dirigidas a los productos relacionados con la energía, que abarcan a cualquier producto que tenga un impacto en el consumo de energía durante su utilización. Entre otros temas, contemplan la medición de la durabilidad de los productos, la capacidad de reutilización y reciclado de sus componentes y materiales, la facilidad de reparación o la evaluación del uso de componentes reutilizados y materiales reciclados. Las primeras dos normas -de un total de diez previstas- ya han visto la luz y el resto se publicarán próximamente.






Usamos cookies propias o de terceros necesarias para que nuestro sitio web funcione adecuadamente, pero también usamos cookies que nos ayudan a personalizar la web y que nos permiten, además, mostrarte publicidad personalizada a tu navegación tanto dentro como fuera de nuestra página. ¿Consiente el uso de las cookies?
Aceptar todas las cookies Solo las estrictamente necesarias Configuración